Dieta sin gluten, beneficios y perjuicios

La dieta sin gluten es hoy una alternativa cierta. La utilizan los pacientes celíacos, los que han manifestado sensibilidad al gluten no celíaco y a los alérgicos al trigo o a la cebada. Pero también, se ha puesto de moda gracias a que grandes celebridades del mundo del cine y de la televisión la han recomendado como método para poder adelgazar.

 

Dieta-sin-gluten- beneficios-y-perjuicios

A pesar de la creencia popular de que consumir alimentos sin esta proteína es buenísimo para bajar de peso, los expertos han asegurado que no hay nada menos contraproducente que eso. Eliminar definitivamente la pasta o el pan (por mencionar solo algunos) sin supervisión médica daña el sistema inmunológico, causando complicaciones de salud severas.

Es por ello que la dieta sin gluten se recomienda únicamente a las personas diagnosticadas con algún tipo de enfermedad celíaca, por lo cual deberá sustituir el trigo, los cereales y productos derivados por frutas, verduras, carnes, lácteos sin gluten y alimentos congelados.

Si has arrojado positivo después de haber sido sometido a evaluaciones de sangre o de tejido de intestino delgado, lo más sensato es decir que “no” a los embutidos, quesos fundidos, conversas de carne o pescado que llevan salsas, café, cacao, chocolate, caramelos, condimentos y frutos secos para comer más sano.

 

 

Conoce los pros y los contras de una dieta libre de gluten

Beneficios:

Primero que nada, comer sin gluten optimiza el metabolismo a diferencia de otras dietas. Combate de manera significativa la glucosa en la sangre, la grasa en el abdomen y reduce cualquier posibilidad de hipertensión arterial. Sin duda, se trata una excelente alternativa, siempre que esté controlada por un médico especialista.

Es ideal para pacientes de diabetes 2, en vista de que optimiza el control glucémico y el perfil lipídico. Otra de las bondades de consumir alimentos sin esta proteína es que permite tolerar mucho mejor la glucosa en personas con enfermedades coronarias.

Disminuye de manera considerable los niveles de triglicéridos en mujeres con obesidad; pero también, ayuda en sobremanera en la pérdida de peso reduciendo la distensión abdominal.

Eliminar el gluten de tu vida abre paso a la posibilidad de comer alimentos más sanos como frutas y verduras que comúnmente no se ingieren. En pacientes celíacos reduce notablemente la inflamación del colon.

Contras:

Las dietas libre de gluten causan estreñimiento o diarrea. ¿La razón? La poca fibra que se está consumiendo. También provoca la deficiencia de algunos nutrientes como la vitamina, sobre todo cuando quienes apelan a la dieta no padecen ninguna enfermedad celíaca.

El organismo no recibe algunos grupos de alimentos como los carbohidratos y proteínas que son esenciales. Es que además, si no eres paciente celíaco y quieres perder peso con dietas sin gluten, tienes que saber que esta proteína es la única que no puede ser descompuesta por el cuerpo.

Si ya has dejado de consumir comida con gluten un buen tiempo y, de repente, te dio por comer una rebanada de torta o un trozo de pan, por ejemplo, puedes padecer incómodos padecimientos a nivel intestinal.

Otra desventaja es que alteras el ecosistema bacteriano. Si alguna vez consumiste alimentos con gluten y dejaste de hacerlo cumpliendo las indicaciones de una dieta no consultada, pierdes capacidad de procesar esta proteína, por lo que cualquier descuido podría ocasionar ciertas complicaciones.

Para evitar estos problemas puedes olvidarte de gluten para siempre o incluir cierta dosis horméticas de gluten con alguna frecuencia, ya que no tolerarlo puede ser verdaderamente frustrante, sobre todo en un mundo donde casi todo lo que se consume contiene esta proteína.

 

La dieta puede ser peligrosa sin diagnóstico médico

Sí, es cierto. La dieta sin gluten es sumamente restrictiva. Eliminas de la mesa algunos alimentos que, por lo general, son consumidos y disfrutados por el hombre a diario. De forma general, se termina comiendo lo mismo casi todos los días, ya que las opciones no varían demasiado.

De acuerdo a los estudios realizados por expertos, los alimentos que no contienen gluten son menos nutritivos que sus similares que sí contienen esta proteína en exceso. Es por ello que se puede correr el riesgo de comer otros alimentos en grandes proporciones para compensar algunos de los nutrientes que no son compensados, que igualmente resultan perjudiciales.

Ahora bien, si no has sido diagnosticado con enfermedad celíaca pero de igual forma decides empezar a comer sin gluten estás expuesto a padecer de calambres, hinchazón y gases. Sin embargo, existen otras complicaciones graves a la que estarías sometido si no llevas un estricto control médico.

Incluso, reducir la ingesta de esta proteína sin la supervisión de especialistas dificulta el diagnóstico de cualquier enfermedad celíaca.

En ocasiones, los calambres, la hinchazón y los gases de los que hemos hecho referencia como consecuencia de la comida sin gluten pueden desaparecer con el tiempo; pero lo que sí persistirá será la enfermedad propiamente dicha dañando el sistema digestivo, lo que generaría problemas graves de malabsorción, la reducción de peso de forma rápida e involuntaria, desnutrición severa, anemia, osteoporosis y hasta complicaciones de fertilidad.

 

Por qué eliminar el gluten en celíacos

Existen casos en los que los pacientes celíacos no presentan síntomas; no obstante, deben recurrir a la dieta si a través de exámenes es diagnosticado. De lo contrario, estaría padeciendo de las mismas complicaciones como cualquier otra persona celíaca si no tomas las previsiones que sean necesarias.

Para una persona intolerante, el gluten puede ser tóxico y generar afecciones severas en el intestino creando inflamaciones y daños en la mucosa estomacal. Esto, sin duda, puede generar deficiencias nutricionales debido a la poca absorción de nutrientes de suma importancia para el organismo.

 

Conclusión

La conclusión es clara y sencilla. Las dietas sin gluten se han convertido en una realidad latente hoy en día y muchas personas acuden a ella sin tomar conciencia del peligro que representa si no es supervisada por un especialista.

Es ideal para pacientes con alguna enfermedad celíaca, aunque algunas personas la usan para bajar de peso y para empezar a comer sano.

Ya que conoces los pros y los contras, ¿te atreverías a comer sin gluten alguna vez en tu vida?

ULTIMA ACTUALIZACION EN:

Deja un comentario